13 julio 2011

JULIO EN EL CURRO


Julio. Estamos trabajando, pero nos resulta difícil olvidar que ha llegado el verano. Algo cambia en nuestro ánimo, algo en el ambiente parece decirnos que es importante trabajar y aprender, pero también disfrutar y tener tiempo para respirar hondo el aire fresquito de la mañana o buscar rincones sombreados al mediodía.  Poder ir de manga corta, con chanclas y que apetezca una  bebida fresquita o un helado, que no te importe haber salido aún con el pelo húmedo ni mojarte la camiseta si al atardecer cae un breve chaparrón. Relajarse un poquito más y sentarse en la sombra del jardín para charlar con los compis y alargar un par de minutos el rato del desayuno, desear un poquito que te mojen con la manguera del jardín o entretenerse contemplando crecer los tomates de nuestro huerto.¡ Que suerte! Estamos currando pero es verano. Algo cambia también en el Centro Ocupacional. Los días se alargan y la jornada se acorta. ¡Hasta los educadores  parecen de mejor humor! Disfrutamos de la mañana, disponemos de la tarde.
La actividad en nuestro Centro no se relaja, pero se adapta. Se adapta a nuestras ganas de luz, de disfrutar,  de refrescar, de convivir, de reír… A partir de la última semana de Junio hacemos la jornada intensiva. Entramos algo antes, pero salimos a las tres, recién y bien comidos, y deseosos de siestecilla mientras vemos el final de etapa del “Tour”. El año va de Enero a diciembre, pero Julio cierra un ciclo. Un ciclo de cambios de grupo y de monitores, de nuevas actividades, de proyectos, de ideas que van madurando.  Julio pasa página, como la final de champions a la temporada de futbol, o la siega, o el último episodio de nuestra serie favorita.
Julio tiene tiempo para todo: para cerrar los pedidos pendientes, para hacer artesanía, para mantener el huerto,… pero también para compartir con ilusión nuestros planes de verano –“Me voy al pueblo”, “unos días en la playa”, “yo también me queda aquí. Nos podemos ver alguna tarde”, “Esperar a la nueva sobrina que va a nacer”- y para hacerse nuevos propósitos para Septiembre.
Mira si es bueno Julio que hasta podemos escoger entre algunas actividades alternativas a las habituales, como las salidas. Este año hemos escogido participar cada uno y cada una en dos de entre las cuatro disponibles.
Torribera
Algunos días vamos a la piscina de Torribera: una jornada refrescante y distendida de agua y picnic. Un día de juegos acuáticos y convivencia.



Bolera
Algún grupo va a la bolera de La Maquinista. Qué mejor que un paseo para lanzar luego unos bolos entre amig@s, para competir sanamente y probarse. Imaginaos lo gratificaficante de una actividad lúdica con aire acondicionado. Otra ocasión para reír junt@s, contarnos chismes y disfrutar de compañía.


También tenemos la ocasión de ir al Caixafòrum y disfrutar, según la ocasión, del espectáculo  “Sakapatu” de música andina o del “Fet a mà”, un espectáculo lleno de imaginación hecho con las manos.



¡Que gozada, es Julio! ¡Que gozada, llega agosto! Podíamos haber hecho otra lectura sobre Julio, pero esta es la que nos apetece.

Realizado por: Javier Paniagua, Andrés Pérez y Pedro Moreno. Con el asesoramiento optimista de Pere Sors. Inspiración: VERANO
Soporte: Joan Martínez

Share/Bookmark